• Expreso Doble

Columbo o de la paz interior


Peter Falk

Las historias del teniente Columbo fueron de lo que más disfruté en la televisión de los años setenta. El excelente actor Peter Falk, cuya mirada era singular, dado que tenía un ojo de vidrio, encarnó a un investigador que era capaz de resolver cualquier crimen mediante la deducción más pura. No recuerdo haber visto a Columbo portar un arma; lugar de utilizar la violencia, arrinconaba al asesino con preguntas que lo orillaban a confesar irremediablemente. Puede sonar ingenuo, pero esa serie funcionó y lo hizo porque fue realizada y escrita magistralmente; sus creadores fueron Richard Levinson y William Link. El episodio número uno de la primera temporada, cosa que descubrí hace poco, fue dirigido por Steven Spielberg, en 1971, el mismo año en que filmó “Duel”, la película que hizo que los grandes estudios se interesaran por él. La historia de ese primer capítulo, escrita por Steven Bochco, es de lo más libresca: un escritor planea y realiza el asesinato de un colega a partir de la única historia original que él había escrito. Sin duda, “Columbo”, la serie, nos ofrecía violencia, contenida, pero violencia al fin, crímenes, intriga, codicia, pero todo pasado por el tamiz de la paz interior que gozaba su protagonista.


16 vistas

Entradas Recientes

Ver todo