• Expreso Doble

Un nuevo orden mundial... chino


La lectura de los diarios trae sorpresas frecuentes. Nos menor la que nos deja Macarena Vidal Liy en su artículo "Así quiere China dominar el mundo", publicado en el periódico El País el 4 de marzo de este año, al enterarnos de que luego de 10 años de Revolución Cultural y de una etapa de recuperación, China dejó el segundo plano internacional y proclama, con su presidente, Xi Jinping, la “nueva era”, con lo que aspira a convertirse en referente mundial y a legitimar su sistema político, en un momento en que Estados Unidos abdica de ser líder mundial y Europa se fragmenta cada vez más. Xi Jinping promete hacer de China un “líder global e influencia internacional” para 2050 (hoy la mano de obra en el País es aún relativamente joven). Jinping ha acumulado títulos y cargos hasta ganar un tratamiento sólo comparable con el que tuvo Mao Zedong. Está claro que por eso, multiplicó la inversión en diplomacia en 60% de 2013 a 2017, mientras EU recortó el rubro en 30%.

Xi se presentó como gran defensor de la globalización, la lucha contra el cambio climático y los tratados de comercio internacional. Pekín tiene acuerdos con 21 países –uno más que Washington-, ha concedido en América Latina más créditos que el Banco Interamericano del Desarrollo y adquiere firmas en áreas estratégicas, como robótica, diseño de chips e inteligencia artificial. También moderniza su Ejército a marchas forzadas.Pero así como crece su influencia crecen las dudas. Eurasia Group advirtió la expansión de China en un vacío de poder internacional como riesgo geopolítico número uno este año. Según la consultora, “el único valor político que China exporta es la no injerencia en otros países”, lo cual atraería luego de la exigencia occidental de reformas económicas y políticas a cambio de ayuda .¿Podrá Xi mantener el poder que ha logrado reunir? La pobreza y la contaminación son problemas que, de no resolver, perdería el apoyo popular. Aunado a ello, el dividendo demográfico juega a contrarreloj: en 2020, 42 millones de ancianos no podrá cuidar de sí mismos y 29 millones serán mayores de 80 años. Pese al fin dela prohibición del segundo hijo en 2015, China tiene el tiempo encima. “En unos años, concluye el artículo, esa nueva era puede haberse quedado demasiado vieja”.

(Resumen de Luba Rovinskaia / Ilustración de

Artur Galocha con foto de Getty, publicada en El País)


20 vistas

Entradas Recientes

Ver todo