• Expreso Doble

Libros más allá de sus soportes


Lo revolucionario de la transformación editorial abarca mucho más que la simple dicotomía pantalla-papel, dice Daniel Benchimol en “De qué hablamos cuando hablamos de industria editorial” un artículo sumamente interesante que se puede leer aquí y que revisa el “ecosistema” editorial y la manera en que se ha visto afectado en las últimas décadas.

Las empresas y su nueva tecnología tienen injerencia en el valor del libro. Desde las plataformas de Apple, Google Books o Amazon, hasta las más jóvenes innovaciones tecnológicas, el paso del papel a la pantalla redujo considerablemente los costos de la publicación. Cabe mencionar que algunas aplicaciones revolucionan no sólo el soporte material del libro, sino que experimentan directamente con diferentes maneras de presentar su contenido.

Por otra parte, las personas nunca habían tenido acceso a tantos contenidos, gran parte de ellos de forma gratuita. Al mismo tiempo, de 1990 a la fecha, el número de obras registradas con ISBN se disparó –Benchimol cita la cifra de 900 mil libros registrados en 1990 en América Latina; para 2012, el número aumento a 32 millones. En este contexto de sobreabundancia, el mercado se hiperfragmenta, pues los lectores pueden especificar cada vez más sus gustos. Ello se nota en un cambio de los últimos años en las editoriales, que dejaron de apostar por las grandes tiradas de best sellers y optaron por diversificar títulos publicados en tirajes más reducidos.

A ello se suma que ya no es sólo la industria editorial la que publica libros y ya no solamente es la crítica la que los valida. Por ejemplo, dice el autor, la autopublicación ya equivale en Reino Unido a 25 por ciento de las ventas de la industria, mientras que en Estados Unidos se duplicó los últimos cinco años y alcanza hoy los 800 mil títulos. El lector tiene ahora posibilidad de valorar un libro en línea, conocer las valoraciones de otras personas, cuántas lecturas tiene, tiempo estimado de lectura, etcétera, datos que no estaban a la mano antes de la entrada de la tecnología como soporte material de los contenidos editoriales.

Lo más relevante del artículo de Benchimol, y lo que debería interesar a muchos de los editores mexicanos, es el nuevo modelo de negocio editorial que se está imponiendo con la revolución tecnológica en la industria: más allá de la dicotomía papel-pantalla, señala el autor, prevalecerá el uso del soporte digital y la impresión de libros por demanda.

(Resumen de Luba Rovinskaia / Imagen tomada

del blog de Daniel Benchimol en medium.com)


28 vistas

Entradas Recientes

Ver todo