Promoción web.png

Los grandes narradores dejaron un gran cúmulo de herramientas. Aprendamos a utilizarlas para contar nuestra historia.

Contar historias es una de las habilidades humanas que surgieron tal vez antes que la propia palabra. Todos tenemos no sólo la necesidad de contar, sino también la capacidad para hacerlo, pero es necesario desarrollarla y fortalecerla.

   Somos contadores de historias porque nos interesa convencer, presentar con claridad un proyecto, vender un producto o ayudar a nuestros hijos a entender lo que es mejor para ellos mismos. Pero eso será posible sólo si captamos la atención del oyente.

    La única manera de persuadir es comunicar de una manera precisa y clara nuestras ideas, nuestra historia. Lo más persuasivo es aquello que nos ayuda a entender algo que nos parecía confuso o incomprensible. Nada se disfruta más que aquello que comprendemos bien.

   Existen herramientas para contar historias de manera eficaz. Las crearon los expertos: los grandes narradores de todos los tiempos. Y las dejaron ahí, para nuestro placer y para que nos apropiemos de ellas y podamos satisfacer nuestras necesidades de comunicación.